Credito: Revista Energy Management  Fotografia: Equipos Eléctricos

Prolec GE es pionero en soluciones sustentables para transformadores de uso industrial y subestación

Por Redacción, Fotografías: cortesía de Prolec GE

Desde hace 11 años, Prolec GE desarrolló y patentó el primer aceite vegetal dieléctrico en México: el VG-100® para uso en trasformadores de distribución y potencia. Gracias a las cualidades de la composición del fluido VG-100®, Prolec GE puede ofrecer no sólo productos superiores sino también soluciones ecológicas y sustentables.

¿Qué es el fluido VG-100®?
Es un fluido dieléctrico del tipo éster natural, obtenido a través de un proceso innovador para ser utilizado en transformadores. Este fluido fue desarrollado como una alternativa amigable con el medioambiente, ciento por ciento natural y biodegradable sin antioxidantes sintéticos, aditivos o componentes tóxicos derivados del petróleo, cumpliendo así con estándares internacionales como ASTM & IEEE.

¿De qué está compuesto el aceite VG-100®?
El VG-100® es un aceite ciento por ciento natural derivado de semillas de frijol de soya. Su composición química está basada en una mezcla de diferentes tipos de ácidos grasos y con un proceso de manufactura, mediante el cual se le dan las características y propiedades para su aplicación como fluido dieléctrico en transformadores.

En comparación con los aceites de origen mineral, el aceite VG-100® ofrece la ventaja de ser altamente resistente al fuego (alto punto de fuego), reduciendo así el riesgo de incendio de un transformador. Para tener una idea de esto, un aceite mineral convencional se incendia a los 160 °C, aproximadamente, mientras que el aceite VG-100® lo hace a los 360 °C.  Además, a diferencia del aceite mineral, este aceite tiene la característica de ser autoextinguible; es decir, al retirar la fuente de ignición el fuego se extingue.

Un transformador Prolec GE con VG-100® promete un alto nivel de seguridad en sus diversas aplicaciones, como en el caso de instalaciones bajo techo.

El aceite VG-100® es un fluido altamente y rápidamente biodegradable, además de considerarse una sustancia no tóxica para el ambiente, contrario a un aceite mineral, que si presenta afectaciones en casos de derrames del fluido del transformador. De esta manera, el VG-100® es una excelente opción ecológica y sustentable de origen mexicano para utilizarse en equipos eléctricos.

Durabilidad del transformador
El sistema aislante del transformador formado por VG-100® y celulosa presenta un tiempo de vida y una clase térmica superior al sistema aislante convencional con aceite mineral, lo cual se traduce en una mayor durabilidad y confiabilidad del equipo al estar en operación.

Estas ventajas permiten operar un transformador a una mayor temperatura o carga superior.

Validez internacional
El VG-100® cumple con estándares y normas internacionales de ASTM e IEEE, además existen organismos internacionales como la UL® y FM que avalan su uso como una solución confiable y segura.

Adaptable
El aceite VG-100® puede ser utilizado en transformadores que tienen tiempo en servicio llenos con otro tipo de aceite dieléctrico. Este proceso se conoce como retrofill y, al hacerlo, se tiene la ventaja de mejorar la vida restante del equipo eléctrico.

Es necesario tomar en cuenta que el sistema de preservación de aceite del aparato debe ser tipo sellado, con o sin tanque conservador, pues es necesario que el líquido pase por pruebas en aceptación de los estándares ASTM D6871, IEEE C57.147 o IEC 62770, para cumplir con un desempeño óptimo del aceite, además de que debe ser evaluado por un equipo de especialistas de Prolec GE.

Mayor viscosidad
Una mayor viscosidad cambia la impedancia acústica de un transformador y, por lo tanto, amortigua mejor las vibraciones, lo que permite reducir el nivel de ruido audible.

Si deseas recibir más información comunícate con nosotros.