Tuberia corrugada

En la actualidad podemos encontrar en el mercado un abanico de posibles soluciones que nos ayuden a realizar un mejor trabajo y alargar el tiempo de vida de las instalaciones eléctricas y su cableado.

Anteriormente ya hemos hablado sobre los grandes beneficios que aportan las líneas de transmisión subterráneas, mejorando significativamente la estética urbana, disminuyendo la contaminación visual causada por los cables y aumentando la seguridad, ya que, al romperse, los cables pueden provocar descargas eléctricas.

Es justo buscando la seguridad del proyecto y del personal encargado de realizar la operación es que la tubería de polietileno de alta densidad, también conocida como tubería PEAD, juega un papel importante. A continuación te platicamos más acerca de esta herramienta y las grandes aportaciones que suma al ser usada en proyectos, principalmente en el del cableado eléctrico subterráneo.

¿Qué son y cuáles son sus funciones?

Comencemos por saber que el polietileno de alta densidad, insumo con el que está fabricada esta tubería, es un polímero que se obtiene a partir del etileno, el compuesto orgánico más utilizado en todo el mundo. La mayor parte del etileno producido mundialmente se obtiene por la ruptura mediante vapor de hidrocarburos de refinería o a partir de gas natural.      

El PEAD o también llamado HDPE, por sus siglas en inglés, ‘High Density Polyethylene’, tiene muchas aplicaciones en la industria actual pero uno de los usos más importantes que tiene es para la fabricación de tuberías y conductos para diferentes tipos de industrias.

Es en las líneas subterráneas y el cuidado de su cableado es que centraremos nuestro análisis. Recordemos que estas líneas son formadas por conductos empotrados por separado en el suelo a una profundidad de al menos 50 cm. Para hacer la instalación aún más segura, las empresas eléctricas utilizan un conducto de HDPE (polietileno de alta densidad) en las instalaciones.

Este tipo de tuberías son utilizadas para dar alojamiento y protección al cableado eléctrico en redes subterráneas, alumbrado público, residenciales, comerciales e industriales.

En EEBC® ofrecemos esta herramienta, la tubería de polietileno de alta densidad (PEAD) es reconocida en el mercado por su fácil manejo, longitud y desempeño, representando un gran ahorro en costos de logística e instalación. Por su maniobrabilidad requiere de maquinaria de menor capacidad y es hasta 2.5 veces más larga que otros materiales, además tiene la funcionalidad de ser estibada al almacenarse.

Ofrecemos el mejor poliducto del mercado nacional con grandes ventajas de resistencia estructural y ligereza, así como gran facilidad de manejo, una instalación más rápida y eficiente, una obra más limpia y por consiguiente un ahorro en el costo.

Ventajas del uso de la tubería de polietileno de alta densidad (PEAD)

Sabemos que actualmente el PEAD se utiliza para satisfacer las necesidades de todas estas diversas industrias. Pero ¿cuáles son las ventajas de utilizar ductos de polietileno de alta densidad ante otros materiales?. Te compartimos a continuación sus bondades:

  • Larga vida útil. Dándole el mantenimiento adecuado, las tuberías PEAD  cuentan con una vida útil que oscila entre los 50 años o más. Las tuberías PEAD están diseñadas para funcionar bajo tierra, eso quiere decir que el clima deja de ser un factor de deterioro.  
  • Resistencia y hermeticidad. La capa externa asegura la resistencia y durabilidad, mientras que la capa interna ayuda en la instalación de conductores de media y alta tensión en su interior. Con la implementación de la campana se maximiza su hermeticidad además de hacer más rápida y fácil la instalación subterránea, sin necesidad de lubricantes.
  • Bajo peso. Son extremadamente ligeras con una densidad comprendida entre 0,93 y 0,96 g/cm3, por lo que flotan en el agua y son fáciles de transportar y manipular. Para la instalación se requieren menos recursos mecánicos que para otros tubos mucho más pesados o como mínimo de menor potencia, lo que abarata la instalación.
  • No hay corrosión. Las propiedades de los tubos de PEAD no se ven alteradas ante la presencia de terrenos corrosivos, terrenos ácidos con bajo nivel de pH o alto contenido en sulfatos. No presentan problemas de podredumbre, herrumbre, aparición de moho u oxidación, ni se ven afectados ante las algas, bacterias u hongos. La gran debilidad de las tuberías metálicas es la corrosión, la cual es imposible de predecir la mayoría de las veces.
  • Instalación económica. Las tuberías de PEAD son flexibles. Admiten ser curvadas en frío, lo cual acelera y abarata su instalación, que por otra parte es muy sencilla, ya que se adapta perfectamente a las irregularidades que pueda presentar el terreno.
  • Bajos costos de mantenimiento. No requieren ningún tipo de mantenimiento, lo ideal es que una vez bien instaladas nos olvidemos de ellas. Por otro lado, la rugosidad de las tuberías es un tema muy importante ya que tiene influencia en el consumo diario de energía en una impulsión.
  • Material reciclable. El polietileno de alta densidad es un material 100% reciclable al terminar su periodo de vida útil. Esto es algo extremadamente importante hoy en día ya que se puede disminuir el impacto ambiental y el empleo de recursos no renovables.

La tubería de polietileno de alta densidad (PEAD) tiene características que ayudan a que las instalaciones eléctricas para líneas subterráneas sean mucho más seguras. ¿Quieres saber más sobre las características de esta y otras herramientas? Da clic aquí y en breve uno de nuestros ejecutivos se pondrá en contacto contigo a la brevedad para ofrecerte el mejor servicio y resolver todas tus dudas. En EEBC® proveemos soluciones confiables, ayudando a mantener la operación continua de la red eléctrica.

Entradas recomendadas